Qué pretende ser el DERECHO PARA PERIODISTAS

La UNIVERSIDAD[1] debe reclamar una auténtica EDUCACIÓN[2] que permita alcanzar sus objetivos: LIBERTAD[3] sustentada en el deseo de aprender[4], la ambición de conocimientos[5], la curiosidad[6], el amor al estudio[7] y la INFORMACIÓN[8], que se nutre de la lectura[9], el estudio[10] y el esfuerzo para alcanzarla[11].

El PROFESOR[12] tiene la importante labor de transmitir[13] el aprecio por los libros[14], fomentar y estimular la necesidad de pensar[15], preguntar[16], dudar[17], analizar[18] y reflexionar[19], con el ánimo de crear[20] y descubrir[21]

Sólo después de esta tarea, el ALUMNO[22] estará en condiciones de alcanzar y disfrutar de CRITERIO[23] y OPINIÓN[24] propios. A continuación tendrá que poner la necesaria PASIÓN[25] para CAMBIAR EL MUNDO[26]

_________________________________________________

[1] Y así, los nuevos educadores en ningún momento tratarán de ser meros transmisores del saber, ni siquiera habrán de conformarse con la mera relación instructiva, sino que en todo momento será su ideal el formar hombres nuevos y esto significa atención a todas las facultades del hombre, físicas y espirituales. Francisco Giner de los Ríos (1839‐1915).

[2] Todos los que han meditado sobre el arte de gobernar a los hombres se han convencido de que el destino de los imperios depende de la educación de los jóvenes. Aristóteles (384 a.C‐322 a.C).‐ No hay inversión más rentable que la del conocimiento. Benjamin Franklin (1706‐1790).‐ Tiene más grandeza educar a un niño, en el verdadero y amplio sentido de la palabra, que gobernar un estado. William Ellery Channing (1780‐1842).‐ El conocimiento es la mejor inversión que se puede hacer. Abraham Lincoln (1809‐1865).‐ Las escuelas son la base de la civilización. Domingo Faustino Sarmiento (1811‐1888).‐ La escuela no debe ser una preparación para la vida; la escuela debe ser la vida misma. Elbert Green Hubbard (1856–1915).‐ No es tarea fácil educar jóvenes; adiestrarlos, en cambio, es muy sencillo. Rabindranath Tagore (1861‐1941).‐ La educación es la clave del futuro. La clave del destino del hombre y de su posibilidad de actuar en un mundo mejor. Robert F. Kennedy (1925‐1968).‐ Los objetivos básicos de la educación deber ser aprender a aprender, aprender a resolver, aprender a ser. UNESCO.‐ La verdadera educación no sólo consiste en enseñar a pensar sino también en aprender a pensar sobre lo que se piensa y este momento reflexivo ‐el que con mayor nitidez marca nuestro salto evolutivo respecto a otras especies‐ exige constatar nuestra pertenencia a una comunidad de criaturas pensantes. Fernando Savater Martín (1947).‐ Si planificas para un año, planta una semilla. Si para diez años, planta un árbol. Si para cien años, enseña al pueblo. Kuang Chung.

[3] Sólo las personas que han recibido educación son libres. Epicteto (55‐135).

[4] El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío. Horace Mann (1796‐1859).‐ El profesor mediocre habla. El buen profesor explica. El profesor superior demuestra. El gran profesor inspira. William Arthur Ward (1921‐1994).

[5] El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento. John Locke (1632‐1704).

[6] No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso. Albert Einstein (1879‐1955).

[7] Aquellos que educan bien a los niños merecen recibir más honores que sus propios padres, porque aquellos sólo les dieron vida, éstos el arte de vivir bien. Aristóteles (384 a.C‐ 322 a.C).

[8] Sólo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe. Miguel de Unamuno y Jugo (1864‐1936).

[9] Hay muchas personas que leen, pero pocas que saben leer. Françoise‐Louise de Warens (1699‐1768).‐ La lectura es la fábrica de la imaginación. Alexander Yakovlevich Gomelsky (1928‐2005).‐ La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo. Anónimo.

[10] Nunca consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Albert Einstein (1879‐1955).

[11] Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama. Aristóteles (384 a.C‐322 a.C).‐ No hay momento de la vida que esté libre de deberes. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Los dioses ayudan a los hombres que se ayudan a sí mismos, y esto es mediante el trabajo. Publio Virgilio Marón (70 a.C.‐19 a.C.).‐ Hay que estudiar largo tiempo para saber un poco. Montesquieu (1689‐1755).‐ Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo. Ludwig van Beethoven (1770‐1827).‐ Al estudiante que nunca se le pide que haga lo que no puede, nunca hace lo que puede. John Stuart Mill (1806‐1873).‐ Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa. Mahatma Gandhi (1869‐1948).‐ En muchas cosas de la vida la laboriosidad puede conseguir más que el genio. William Arthur Ward (1921‐1994).

[12] Una cosa es saber y otra saber enseñar. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Los hombres aprenden mientras enseñan. Lucio Anneo Séneca (4 a.C.‐65 d.C.).‐ El maestro deja una huella para la eternidad; nunca puede decir cuando se detiene su influencia. Henry Adams (1858‐1929).‐ Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos. Carl Gustav Jung (1875‐1961).

[13] El hombre nunca es demasiado viejo para aprender. Thomas Middleton (1580‐1627).‐ El hombre comienza, en realidad, a ser viejo cuando deja de ser educable. Arturo Graf (1848‐ 1913).

[14] Un cuarto sin libros es como un cuerpo sin alma. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Los libros me enseñaron a pensar y el pensamiento me hizo libre. Ricardo I de Inglaterra (Corazón de León) (1157‐1199).‐ No hay libro tan malo que no tenga algo bueno. Miguel de Cervantes Saavedra (1547‐1616).‐ Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga. Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas (1580‐1645).‐ Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos. René Descartes (1596‐1650).‐ Carecer de libros propios es el colmo de la miseria. Benjamín Franklin (1706‐1790).‐ No es posible vivir sin libros. Thomas Jefferson (1743‐1826).‐ La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros. Thomas Carlyle (1795‐1881).‐ Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos. Ray Douglas Bradbury (1920).‐ Hay solo dos cosas con las que uno se puede acostar: una persona y un libro. Ray Douglas Bradbury (1920).‐ Sin bibliotecas, ¿Qué nos quedaría?; no tendríamos pasado ni futuro. Ray Douglas Bradbury (1920).

[15] Aprender sin pensar es esfuerzo perdido; pensar sin aprender, peligroso. Confucio (551 a.C.‐479 a.C.).‐ Pensar es como vivir dos veces. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde. Francis Bacon (1561‐1626).‐ Dudo, luego pienso. Pienso, luego existo. René Descartes (1596‐1650).‐ ¡Atrévete a pensar! Immanuel Kant (1724‐1804).‐ Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá sea ésta la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen. Henry Ford (1863‐1947).‐ Siente el pensamiento, piensa el sentimiento. Miguel de Unamuno y Jugo (1864‐1936).‐ Piense usted lo que quiera, pero piénselo. Fernando Savater Martín (1947).‐ La educación consiste en enseñar a los hombres no lo que deben pensar sino a pensar. Anónimo.

[16] Hacer preguntas es prueba de que se piensa. Rabindranath Tagore (1861‐1941).‐ Lo importante es no dejar de hacerse preguntas. Albert Einstein (1879‐1955).

[17] El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona. Aristóteles (384 a.C‐322 a.C).‐ Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas. José Ortega y Gasset (1883‐1955).‐ La duda es uno de los nombres de la inteligencia. Jorge Luis Borges (1899‐1986).

[18] No se puede enseñar nada a un hombre; sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo. Galileo Galilei (1564‐1642).

[19] El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría. Isaac Asimov (1920‐1992).

[20] El arte supremo del maestro consiste en despertar el goce de la expresión creativa y del conocimiento. Albert Einstein (1879‐1955).

[21] Desde los primeros pasos de su educación el niño debe experimentar el placer del descubrimiento. Alfred North Whitehead (1861‐1947).‐ El arte de enseñar es el arte de ayudar a descubrir. Mark Van Doren (1894‐1972).

[22] Si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno; ni es bueno el maestro. Proverbio chino.

[23] El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice. Aristóteles (384 a.C‐322 a.C).‐ Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ La honradez es siempre digna de elogio, aun cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad. Marco Tulio Cicerón (106 a.C.‐43 a.C.).‐ Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones. Lucio Anneo Séneca (4 a.C.‐65 d.C.).‐ El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca. Immanuel Kant (1724‐1804).‐ Es fácil hablar claro cuando no va a decirse toda la verdad. Rabindranath Tagore (1861‐1941).

[24] Estoy en desacuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas (o Detesto lo que dices, pero defendería a muerte tu derecho a decirlo). Atribuida a Voltaire (1694‐1778).‐ Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos. Sigmund Freud (1856‐1939).‐ La verdad no está de parte de quién grite más. Rabindranath Tagore (1861‐1941).

[25] Vive, como si fueras a morir mañana. Aprende, como si fueras a vivir para siempre. Berenice Félix Flores.‐ No podéis preparar a vuestros alumnos para que construyan mañana el mundo de sus sueños, si vosotros ya no creéis en esos sueños; no podéis prepararlos para la vida, si no creéis en ella; no podríais mostrar el camino, si os habéis sentado, cansados y desalentados en la encrucijada de los caminos. Célestin Freinet (1896‐1966).‐ Vivir sin pasión no es vivir. Anónimo.

[26] El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano. Platón (427.C.‐347 a.C.).‐ La inteligencia consiste no solo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica. Aristóteles (384 a.C‐322 a.C).‐ Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil. Johann Wolfgang von Goethe (1749‐1832).‐ Las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas. Víctor Hugo (1802‐1885).‐ Ningún ejército puede detener la fuerza de una idea cuando llega a tiempo. Víctor Hugo (1802‐1885).‐ La meta final de la verdadera educación es no sólo hacer que la gente haga lo que es correcto, sino que disfrute haciéndolo; no sólo formar personas trabajadoras, sino personas que amen el trabajo; no sólo individuos con conocimientos, sino con amor al conocimiento; no sólo seres puros, sino con amor a la pureza; no sólo personas justas, sino con hambre y sed de justicia. John Ruskin (1819‐1900).‐ Educar es formar personas aptas para gobernarse a sí mismas, y no para ser gobernadas por otros. Herbert Spencer (1820‐1903).‐ Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas. Santiago Ramón y Cajal (1852‐1934).‐ La meta principal de la educación es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores y descubridores. La segunda meta de la educación es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece. Jean Piaget (1896‐1980).‐ La humanidad avanza gracias no solo a los potentes empujones de sus grandes hombres, sino también a los modestos impulsos de cada hombre responsable. Henry Graham Greene (1904‐1991).‐ Nunca olvides que basta una persona o una idea para cambiar tu vida para siempre. Jackson Brown.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s