PRÁCTICA BOLONIA IV

Valeria Giráldez Rodríguez

Práctica 4.

EL DERECHO A LA INFORMACIÓN Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LOS DERECHOS PERSONALÍSIMOS (HONOR, INTIMIDAD PERSONAL E IMAGEN). PROTECCIÓN A LA JUVENTUD Y A LA INFANCIA.

  1. ¿Puede invocarse el derecho al honor al hablar del ejercicio profesional de una persona?  Busque una noticia que se refiera al ejercicio profesional de una persona, y conviértala en una información con intromisión ilegítima en el honor de la misma.

Después, relatando un mismo hecho, establezca las condiciones para que a una persona le suponga menosprecio, y a otra, en distinta situación no se lo suponga.

Explique la faceta objetiva y la subjetiva del derecho al honor.

Si que puede invocarse el derecho al honor al hablar del ejercicio profesional de una personal siempre y cuando sea falso lo que se dice.

El siguiente enlace contiene una noticia en la que se refiere al ejercicio de una persona cuya información es una intromisión ilegítima:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/04/10/andalucia/1397144878_073965.html

La condición principal para que un mismo hecho le suponga menosprecio a una persona y a otra no sería que este hecho fuese real. Por ejemplo, si Paula (jefa de su empresa) fuese una persona muy desagradable y maleducada y sus empleados lo comentasen no podría suponer un menosprecio para Paula, ya que es un hecho real. Por otro, lado si Paula fuese una jefa perfectamente normal y sus empleados la tachasen de tirana porque no les permite tirarse todo el día a la bartola si podría considerarse menosprecio.

La faceta objetiva del derecho al honor depende de la opinión que tienen las personas ajenas a uno mismo, en cambio, la faceta subjetiva del derecho al honor depende de una autovaloración que haremos sobre nosotros.

 

  1. El comportamiento del periodista debe ser igual ante todas las personas sobre las que informe, teniendo en cuenta lo establecido en el a. 14 Constitución: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

¿En qué casos prevalece el derecho al honor sobre el derecho a la información? ¿En qué casos prevalece el derecho a la información sobre el derecho al honor?

El derecho al honor prevalece al derecho a la información cuando esta no tenga trascendencia social, no tenga interés público ni sirva para formar la opinión pública. En estos casos cualquier falta de respeto o expresión vejatoria debe omitirse.

Es prevalente el derecho a la información cuando, por ejemplo, se habla de alguien que ostenta un cargo público. Ya que los cargos públicos están menos amparados por el derecho al honor, es decir, su honor se encuentra en segundo plano si la información tiene una relevancia. A medida que aumenta la importancia del cargo público disminuye el derecho al honor del mismo. Por ejemplo, uno puede ahondar más en la vida del Presidente del Gobierno que en la de Pepe el carnicero.

 

  1. En una entrevista difundida en el diario El adelantado de Córdoba, el director y el jefe de estudios del colegio Ramón y Cajal critican a Catilina Rodríguez Rodríguez, una alumna de doce años, señalando que es la peor de los alumnos del colegio, ya que, con el consentimiento de sus padres, ha llegado a tripitir curso.

¿Es correcta la información periodística? Razone su respuesta.

A pesar de ser una información veraz, no es de interés público ni tendrá función clave en la formación pública, se vulnera el derecho al honor de la alumna, pero sobre todo, la protagonista de la información es una menor de edad, de la que además se dan datos en abundancia para reconocer o localizar. Por lo tanto es absolutamente incorrecta la información periodística.

Para corroborar esta información nos podemos basar en la LO 1/1996, de 15 de enero Artículo 4.2 (Derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen) que dicta que:

La difusión de información o la utilización de imágenes o nombre de los menores en los medios de comunicación que puedan implicar una intromisión ilegítima en su intimidad, honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses, determinará la intervención del Ministerio Fiscal, que instará de inmediato las medidas cautelares y de protección previstas en la Ley y solicitará las indemnizaciones que correspondan por los perjuicios causados.

 

  1. Vipsianilla se encuentra de vacaciones en el Caribe con su pandilla de amigas. Llama a su casa, en la que se encuentra Adriana, su asistenta que limpia su casa, y le dice que al ir a su hogar, compruebe si le ha llegado un paquete que espera de la compañía MRW. Tal y como promete, le llama dos días después y Adriana le confirma que le ha llegado el paquete y que contiene un artilugio sexual, pero que viene sin pilas.

Le informa también de que le ha llegado una carta de Casius en la que le asegura vendrá a pasar con ella el próximo puente.

¿Hay alguna diferencia si Adriana acude al programa Alubias pochadas de la cadena ZMM, dedicado a la vida de los famosos y cuenta lo mismo que le ha contado a Vipsianilla?

¿Qué pasaría si Adriana encontrara en casa de Vipsianilla un vídeo en el que su señora estuviera tirando una canita al aire, mientras estaba casada con su maravilloso marido, al que según cuenta fue fiel hasta su muerte, dejándole una huella profunda por su irreparable pérdida, además de la suculenta cuenta corriente? ¿Y si lo llevara al citado programa para comentarlo?

La diferencia si Adriana acude al programa Alubias pochadas a contar lo mismo que le ha contado a Vipsianilla radicaría en que estaría haciendo pública una información que pertenece a la vida privada de otra privada, además, sin consentimiento. Por lo que se podría considerar un atentado contra el honor, vida privada y propia imagen de Vipsianilla.

En el caso de que se cumpliese el segundo supuesto estaría cometiéndose nuevamente un atentado contra la propia imagen e intimidad de Vipsianilla.

Como queda aclarado en la LO 1/1982 de 5 de Mayo, capítulo II artículo 7:

Tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo segundo de esta Ley:

3. La divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre, así como la revelación o publicación del contenido de cartas, memorias u otros escritos personales de carácter íntimo.

4. La revelación de datos privados de una persona o familia conocidos a través de la actividad profesional u oficial de quien los revela.

5. La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo octavo, dos.

 

Si se diese entonces el caso de que Adriana realizase alguno de los anteriores supuestos vulneraría completamente el artículo previamente mencionado.

 

  1. NOTA PARA LOS ALUMNOS QUE HAYAN ESTUDIADO UNA SENTENCIA SOBRE DERECHO AL HONOR (TAMBIÉN TENDRÁN QUE HACERLO LOS ALUMNOS DE SENTENCIAS QUE VULNEREN, ADEMÁS DEL HONOR, OTROS DERECHOS)
  • Cada uno tendrá que poner las expresiones que vulneren o no el derecho al honor, diferenciando si atañe a la libertad de expresión o al derecho a la información.
  • Señalar la razón por la que existe la prevalencia del derecho a la información o expresión o, por el contrario, ha de prevalecer el derecho al honor.
  • Y, por último, como síntesis de la sentencia poner un titular.

 

En mi caso la sentencia elegida fue la  Sentencia T.C. 12/2012, de 30 de enero   en la que se daba resolución al conflicto entre el Canal  Mundo  Producciones Audiovisuales, S.A, la Televisión Autonómica Valenciana, S.A y sus periodistas implicados, con la esteticista naturista, Dña. Rosa María Fornés Tamarit.

En resumen lo ocurrido fue lo siguiente, la periodista Dña. Lidia González Hermida lleva a cabo una investigación para probar la existencia de falsos fisioterapeutas que sin ningún tipo de título ejercen esta profesión, para realizar esto acude a la consulta de Dña. Rosa María Fornés Tamarit equipada con una cámara oculta para demostrarlo. La grabación fue cedida a la Televisión Autonómica Valenciana, S.A y fue emitida generando una tertulia.

Ambas partes presentaron recursos de amparo ante el Tribunal Constitucional porque consideraban que habían sido violados sus derechos.

A partir de que se publicase la grabación comienza un conflicto entre el derecho a la intimidad y a la propia imagen y el derecho a la libertad de informar ya que ambos se ven violados. Pero en este caso el Tribunal Supremo dicta que el derecho a comunicar libremente queda limitado a los derechos individuales, considerando estos segundo de mayor importancia.

Así el Tribunal Constitucional siguiendo los mismos criterios que el Tribunal supremo decidió denegar el amparo de los medios de comunicación.

 

En este caso fueron vulnerado los derechos a la propia imagen, intimidad y honor de la supuesta fisioterapeuta, a pesar de que también se podría considerar que esta vulnerándose el derecho a la información ya que si que es un hecho de interés público, porque está ejerciendo un cargo para el que no está preparada y podría poner en peligro la salud o integridad física de algún paciente que se ponga a su cargo para solucionar una dolencia.

Los tribunales consideraron que lo más apropiado era fallar a favor de Dña. Rosa María Fornés Tamarit, ya que la periodista había vulnerado el artículo 7 de la LO 1/1982 de 5 de mayo (capítulo II) que dicta que:

 

Tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo segundo de esta Ley:

1. El emplazamiento en cualquier lugar de aparatos de escucha, de filmación, de dispositivos ópticos o de cualquier otro medio apto para grabar o reproducir la vida íntima de las personas.

2. La utilización de aparatos de escucha, dispositivos ópticos, o de cualquier otro medio para el conocimiento de la vida íntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas no destinadas a quien haga uso de tales medios, así como su grabación, registro o reproducción.

3. La divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre, así como la revelación o publicación del contenido de cartas, memorias u otros escritos personales de carácter íntimo.

Prevaleciendo así, en este caso, el derecho al honor sobre el derecho a la libre a la información (en mi opinión, erróneamente)

Un titular que hiciese una síntesis de la sentencia podría ser:

“El honor de la falsa fisioterapeuta gana el asalto contra la libre información”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s